Identidad de gérnero Vs. orientación sexual

Identidad de género VS. orientación sexual

“Buenos días, mi hijo de 20 años estudiante universitario me acaba de confesar que es homosexual … El me ha dicho que se siente hombre, que está seguro de eso, pero que no le gustan las mujeres sino que lo atraen los chicos. ¿Esto puede ser posible?”

Pues sí, es del todo posible.

Como señalábamos en nuestro post acerca de Cómo educar en una diversidad de género y sexual, inclusiva y libre de estigmatización, la reflexión y el conocimiento más allá de los prejuicios o mitos socialmente extendidos es una clave fundamental que nos acerca a los demás.

Por ello y en respuesta a la interesante pregunta de esta madre dedicaremos este post a la cuestión de la compleja interacción entre la identidad de género y la identidad u orientación sexual.

Históricamente, se presumía que el vínculo entre la identidad de género y la identidad u orientación sexual era bastante directo. Así sentirse atraído por las mujeres era un componente fundamental de ser un hombre, y sentirse atraído por los hombres era un elemento fundamental de ser mujer.

Según esta lógica, los hombres que se sentían atraídos por los hombres no eran completamente hombres; poseían, en cambio, algún grado de feminidad esencial. La misma lógica, a la inversa, se aplicaba a las mujeres que se sentían atraídas por las mujeres. Esta fusión entre el deseo por las personas del mismo sexo y la “inversión de género” (de tal manera que los hombres gays son necesariamente femeninos y las lesbianas necesariamente masculinas) ha sido ampliamente criticada a lo largo de los años por los investigadores que estudian el desarrollo y expresión de la homosexualidad (Lisa M. Diamond, Seth T. Pardo and Molly R. Butterworth, 2011).

Este modelo unidireccional y simplista se basa en la siguiente lógica: El sexo se considera como dato biológico y la normalidad, por lo tanto, se define como la continuidad entre ese dato biológico (dado) y el género.

Pero como decimos, este simplista modelo de los vínculos entre identidad de género (me siento hombre o me siento mujer) y orientación sexual (hetero, homo o bisexual) simplemente no encaja con los datos empíricos.

Así los teóricos de la identidad entran en contacto y estudian experiencias de sujetos que expresan realidades mucho más diversas:

  • Puedes identificarte con tu sexo biológico (masculino o femenino) y con el rol género que le corresponde (masculino o femenio) pero luego tener una orientación sexual hetero, homo o bisexual.
  • Puedes identificarte con tu sexo biológico pero no con los roles de género que le son asociados normalmente (fundamentalmente pasividad/actividad; sujeto/objeto; dominante/dominado; superior/inferior) pero luego tener una orientación sexual hetero, homo o bisexual.
  • Puedes no identificarte con tu sexo biológico, individuos transexuales y desarrollar a su vez una orientación sexual hetero, homo o bisexual.
  • Finalmente los individuos transgénero no se identifican ni con su sexo biológico ni con los roles de género que le son asociados (masculino-femenino) y desarrollan a su vez una orientación sexual hetero, homo o bisexual.

Esta diversidad es posible porque la identidad de género y la identidad sexual, a pesar de los supuestos convencionales, son, por el contrario, construcciones fundamentalmente distintas, de tal manera que la variabilidad en una dimensión no se traslada tan claramente en la otra.

Lo que estos otros modelos ponen de manifiesto es que nuestro sexo  biológico (XX o XY) y en consecuencia nuestra anatomía, no determina que la niña se identifique con el género femenino y se sienta atraída por los hombres o que un niño se identifique con el género masculino y que a su vez se sienta atraído por las mujeres, como de hecho si ocurre en la gran mayoría de los casos. Sin embargo el hecho de que esta unidireccionalidad sí se produzca en la mayoría de los casos no debe despistarnos del hecho de que nuestra identidad se establece mediante un proceso mucho más complejo e individualizado.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *