¡La vida secreta de los Psicólogos!

En este post os presentamos un vídeo de la psicóloga americana Brené Brown en el que expone su trayectoria investigadora pero a la vez su itinerario personal, que como es el caso en todos los psicólogos, psicoterapeutas y no digamos en el de los psicoanalistas, incluyó una terapia personal.

Nos parecen muy importantes éstos testimonios personales y así hace unos meses en el post “Los perros ladran la caravana avanza citábamos el libro Unquiet Mind, de Kay Jamison en el que relata su lucha con el trastorno bipolar a lo largo de años de tratamiento. Y nos resulta interesante compartirlos con todos nuestros lectores pues desvelan un aspecto que puede ser pasado por alto cuando pensamos en los profesionales del mundo Psy. Como es el hecho de la propia vulnerabilidad de los profesionales de la salud mental, quienes no solo trabajan con los conflictos psíquicos de sus pacientes, sino que, como todo ser humano, también tienen que trabajar y afrontar sus propios conflictos. La vida secreta de los Psicólogos está por tanto constituida por sus miedos e inseguridades, también por sus conflictos y el rechazo a los traumas familiares o infantiles… En definitiva, como decimos está compuesto también por sus vulnerabilidades.

En el testimonio que os acercamos hoy, Brené Brown narra con pleno humor sus titubeos al iniciar su psicoterapia personal, proceso que describe con expresiones como “lucha callejera”, “patetismo” o “verdadera contienda” entre esos aspectos de su personalidad que la animaban a emprender ese proceso personal y otros más vulnerables que la empujaban a la negación y el olvido.

Y es que Brown ha dedicado años de estudio e investigación a este concepto de vulnerabilidad, por medio de entrevistas, grupos de trabajo y analizando miles de historias personales. La investigadora se centró sobre todo en el hecho de cómo gastamos mucha energía y tiempo en insensibilizarnos frente a ella. Pero además destaca un gran problema, y es que la insensibilización selectiva no existe. Así que cuando nos desconectamos de los conflictos y situaciones excesivas o dolorosas que hayamos vivido, al mismo tiempo, nos desconectamos también de las cosas que amamos, de nuestras ilusiones.

Desde el psicoanálisis esta vulnerabilidad propia al ser humano se describe con un concepto teórico central que es el de desamparo originario; desamparo del recién nacido completamente dependiente de un adulto que sí dispone ya de un psiquismo. Situación fundamental e ineludible para cualquier ser humano que pondrá en marcha nuestro aparato psíquico constituyendo toda una serie de vías para lidiar con este sentimiento. Un conjunto de estrategias que incluirán de las más creativas a las más repetitivas y que serán producto según cada sujeto de una historia en la cual las experiencias tempranas con el cuidador adulto tienen un peso determinante.

En este sentido la psicoterapia personal se entiende como una nueva reactualización de aquella situación originaria para permitir su reelaboración (más info sobre esta cuestión aquí).

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *