PARA LOS PAPÁS ¡Qué agobio, Mi hijo/a se sigue haciendo pis!

Enuresis:

El control del esfínter uretral.

Por Félix Lalanne Lantero

Por lo general el control de esfínter uretral, el control de la micción, se resuelve espontáneamente en torno a los dos y medio y tres años. A veces se puede convertir en una referencia que marca un progreso en la maduración interna del niño/a (como lo son cada logro que va adquiriendo en su experiencia evolutiva) y de una adaptación al entorno que lo cuida y atiende en sus necesidades. El acto de la micción conforma un placer importante, y a veces puede abusar de éste por cómo el entorno recoge y responde ante esta cuestión. Como todos los placeres, es costoso renunciar (en este caso temporalmente) a ellos. A medida que los niños crecen, la realidad va imponiéndose y estos van inscribiéndose en la cultura, los hábitos de higiene son compartidos por todos… Crecer, en este sentido significa poder ir renunciando a unos placeres y también obtener otros. Así renunciar al hacer-se pis y poder esperar a hacer pis en el lugar adecuado trae consigo otro placer, el de ser amado. Se puede decir que dejamos de hacernos pis por amor.

Cuando esto no sucede, (no es que los padres no quieran a sus hijos) pero estos y el entorno cuidador deben preguntarse qué sucede. Cuando éstas preguntas y ensayos no tienen la respuesta pueden llegar las angustias y con ella influir a veces negativamente en la adquisición de esta función. Por ello es importante consultar a profesionales de confianza para elaborar las dificultades que van surgiendo.

Al hablar de enuresis es importante aclarar que existen varios tipos: la enuresis nocturna y la diurna. También la dividimos en primaria cuando el hábito no se ha adquirido nunca y secundaria cuando se adquirió y luego se perdió. Así la diurna (que suele estar acompañada de la nocturna) puede hacer más referencia a la primaria. De modo que puede tratase de un síntoma, o un fallo en la estructuración interna del niño/a
En cualquier caso puede tener diversidad de causas y es importante no generalizar demasiado.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *