Nace Mitoanálisis

ulises_1

No parece sencilla, según los eruditos en la materia, la definición de mito. Carlos García Gual dice “Se podría exagerar y decir que las definiciones del mito son casi tantas como las perspectivas metódicas sobre él”. Por tanto, aunque no se puede hablar de “mito” en un sentido unívoco, en este nuevo espacio  de reflexión, iremos entretejiendo dos mundos: el de los mitos y el del psicoanálisis, brújulas que se irán entrelazando en este arduo camino de entender qué nos hace humanos.

Margaret Atwood, son su propia visión acerca del mito dice: “la historia del mito es la historia de la humanidad. Los relatos y creencias que nacieron para darle sentido a lo inexplicable, sosegando nuestra angustia ante lo desconocido y colmando nuestro afán por entender el mundo , son el vínculo que nos une tanto a nuestros antepasados como a nuestros semejantes. Los mitos son instrumentos imperecederos que nos ayudan a interpretar el universo, y como tales debemos conocerlos y utilizarlos en nuestro provecho

Todos llevamos dentro personajes míticos: Ulises, Elenas, Antígonas, Hércules, Penélopes, Aquiles, Casandras, Medusas y un sin fin de dioses despiadados. Quizá el acercamiento a algunos de estos personajes, nos ayude a aproximarnos algo más a la pregunta acerca de quiénes somos. Un viaje al pasado para confraternizar con un tiempo antiguo, donde los personajes que lo habitaban nos tienden puentes para entender nuestro presente y  abren también la ventana de los futuribles.

Inauguramos así esta semana nuevos contenidos en nuestra web. Contaremos con el privilegio de la colaboración mensual de Bernardo Souvirón, que como filólogo o “amante de las palabras”  y apasionado del mundo antiguo, nos irá desvelando algunos misterios del lenguaje y los mitos. Pero también encontraremos a otros apasionados colaboradores, esta vez del campo del psicoanálisis, que abordarán desde esta perpectiva “lo mítico”. Esperando que este telar nos brinde la oporturnidad de enlazar estos dos mundos en la senda hacia la comprensión de nosotros mismos, os dejamos con un poema de Cavafis, cuyos versos poseen tal vigencia que nos hacen viajar a ese terreno de nadie, un espacio atemporal, donde nos topamos con lo humano.

ÍTACA

Cuando salgas de viaje para Ítaca
desea que el camino sea largo,
colmado de aventuras, colmado de experiencias.
A los lestrigones y a los cíclopes,
al irascible Poseidón no temas,
pues nunca encuentros tales tendrás en tu camino,
si tu pensamiento se mantiene alto,
si una exquisita emoción te toca cuerpo y alma.
A los lestrigones y a los cíclopes,
al fiero Poseidón no encontrarás,
a no ser que los lleves ya en tu alma,
a no ser que tu alma los ponga en pie ante ti.

Desea que el camino sea largo;
que sean muchas las mañanas estivales
en que entres en puertos que ves por vez primera.
Detente en los mercados fenicios,
adquiere sus bellas mercancías,
madreperlas y nácares, ébanos y ámbares,
y voluptuosos perfumes de todas las clases,
todos los voluptuosos perfumes que te sean posibles.
Y vete a muchas ciudades de Egipto,
y aprende, aprende de los sabios.

Mantén siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Pero no tengas la menor prisa en tu viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que viejo, al fin, arribes a la isla,
rico por todas las ganancias de tu viaje,
sin esperar que Ítaca te vaya a ofrecer riquezas.

Ítaca te ha dado un viaje hermoso.
Sin ella no te habrías puesto en marcha.
Pero no tiene ya más que ofrecerte.

Aunque la encuentres pobre, Ítaca de ti no se ha burlado.
Convertido en sabio y con tanta experiencia,
ya habrás comprendido el significado de todas las Ítacas.

 

(Constantinos P. Cavafis)

(Traducción de Bernardo Souvirón)