Entrevista a Patricia Aisemberg

Encuentro con Patricia Aisemberg

Patricia Aisemberg es psicoanalista, Miembro Asociado de la APM, Asociación Psicoanalítica de Madrid. Actualmente es Directora de Publicaciones e integrante del Consejo Editorial de la APM.

Contacto de Patricia Aisemberg

  • patyaisemberg@yahoo.es

Pregunta: ¿Cuál fue su vía reggia de acceso al psicoanálisis?

Respuesta: Me crié en Buenos Aires en un ambiente psicoanalítico. Comenzando con una madre analista, sus amigos/colegas y rodeada de los pioneros como Arnaldo Rascovsky, Ángel Garma. A los 16 años decidí que quería ser psicoanalista a raíz de tener que hacer una disertación sobre El señor de las moscas, de W. Golding y relacionarlo con Psicología de las masas… (S. Freud). Tuve la suerte de que me tocara una universidad con una fuerte orientación psicoanalítica y ya a los 19 años comencé mi primer análisis personal.

P.: ¿Con qué cualidades debe contar una persona para desempeñar la profesión de psicoanalista?

R.:  En primer lugar, me parece fundamental contar con una gran capacidad de comprensión empática, en su doble vertiente: tanto afectiva como intelectual. Una escucha abierta y al mismo tiempo reflexiva, junto a un interés por el otro y su sufrimiento. En segundo lugar, haber atravesado la experiencia profunda de un análisis personal. También me parece necesario tener buena intuición, una gran dosis de paciencia, dedicación y constancia, así como curiosidad por el descubrimiento y el saber. Compromiso ético y responsabilidad. Finalmente, capacidad creadora que permite generar un espacio nuevo para el pensamiento.

P.: ¿Qué cree que puede aportar o ya está aportando el psicoanálisis a este siglo XXI? Y qué puede decir en relación a las redes sociales y la tecnología virtual, de qué manera puede influir en el método psicoanalítico?

R.: En este siglo XXI, creo que tenemos una importante labor por delante tanto los psicoanalistas como los filósofos. Estamos presenciando un momento muy fluctuante, de cambio de paradigmas, a raíz de la revolución tecnológica que por un lado genera grandes avances científicos, pero al mismo tiempo está impactando en la forma de comunicación de los seres humanos, muchas veces hacia los excesos, la psicología de masas o hacia el aislamiento. Justamente el psicoanálisis y la filosofía nos pueden ayudar a poder investigar, reflexionar y cuestionar las consecuencias que generan todos estos movimientos.

En cuanto al método psicoanalítico y la influencia de la tecnología virtual, pienso que tenemos un desafío por delante en poder utilizar nuestra creatividad para ir adaptándonos a otras formas de comunicación y al mismo tiempo no perder la especificidad del método. Yo pienso que el encuadre está en la mente del analista y luego se irá desplegando/ creando en el proceso analítico como un espacio intermedio o tercero. Cuando el encuadre interno está instaurado en la pareja analítica, podemos tener sesiones virtuales, telefónicas, Skype, etc, sin interferencias. Aunque otras veces la tecnología virtual puede funcionar como resistencia, creo que al mismo tiempo gracias a esta nueva forma de comunicación podemos preservar la continuidad vínculo y del espacio analítico.

P.: ¿Cuál es el principal motivo para que una persona realice una demanda de consulta? ¿Bajo qué condiciones o circunstancias indicaría un psicoanálisis y cuáles para una psicoterapia?

R.: En mi experiencia de estos últimos años, el motivo más frecuente de consulta son las crisis de angustia o “ataques de pánico”, generalmente relacionados con sobre-exigencias, y desbordes o excesos. Desde mi punto de vista, no diferencio entre psicoterapia y psicoanálisis, creo que pasa por la capacidad de entrega del paciente y su disponibilidad para un tratamiento profundo. Mi posición ante cualquier paciente es siempre la función analítica, e intento adaptarme a cada persona con sus distintos funcionamientos y su demanda.

P.: ¿Qué autores contemporáneos considera como referentes de nuevas líneas de pensamiento?

R.: Jessica Benjamin, Thomas Odgen, René Roussillon, Jean Luc Donnet, André Green, Willy y Madeleine Baranger, Joyce McDougall, Janine Puget, Luis Kancyper, Emilce Dio Bleichmar, entre otros.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *