aportacion doble sentido madre feto

Carril de doble sentido

El pasado 3 de febrero, el Instituto de Estudios Psicosomáticos y Psicoterapia Médica (IEPPM) www.ieppm.org organizo la LXI Jornada en el Colegio de Médicos de Madrid, con un tema tan interesante como actual Diálogos en torno al periodo perinatal en la mujer.

Para ello contó con la participación de la Dra. En psicología e investigadora en neurociencias Susana Carmona y la psicoanalista Paloma Araoz que abordaron desde sus campos de conocimiento temas vinculados a la gestación, el embarazo y los primeros momentos de vida del lactante en la relación de la madre, la pareja o el vinculo familiar.

El dialogo se centró en los cambios físicos y psíquicos que se producen especialmente en las mujeres durante el periodo de embarazo y primeros momentos de la vida del lactante.

aportacion doble sentido madre feto
Así, por ejemplo, Susana Carmona explicó como los cambios hormonales que se producen en las mujeres embarazadas o que acaban que dar a luz, liberan sustancias placenteras que están implicadas en los circuitos neuronales del placer como la dopamina o la oxitocina al entrar en contacto con el bebe. Estos cambios, pasado un primer momento, pasan a ser regulados por la intensidad y calidad del vínculo afectivo que se irá estableciendo en la interacción madre bebe.

También habló la Dra. Carmona de un tipo de células muy interesantes que se ponen en juego en el periodo del embarazo, que son las células denominadas microquiméricas, células que aporta el feto a la propia madre con un 50% de su ADN perteneciente a la madre y el otro 50% al padre. Este tipo de células que hasta hace poco tiempo se pensaba que su única función era la de ayudar a la regeneración del tejido materno en el parto, hoy se sabe que permanecen en la madre una vez ha concluido este. Esto también ahonda en los cambios y plasticidad neuronal que se produce en las mujeres embarazadas, ya sea por medios naturales o con algún tipo de asistencia artificial.

El sustrato biológico, está ahí, al igual que en otras especies animales, pero no es lo único que forma parte de la ecuación. Ya sabemos que las interacciones dentro de la pareja parental, diada madre bebe o la incorporación de terceros en forma del padre, hermanos u otros agentes externos pasados los primeros momentos del parto serán elementos fundamentales en los ingredientes multicausales que regularán la relación materno filial. Conceptos a caballo entre lo biológico y lo psicológico como las neuronas espejo, la teoría de la mente o la teoría del apego. Todas ellas recalcan el valor e importancia de los vínculos primerizos que se establecen entre el bebe y la mamá o su figura materna cuidadora.

En este sentido, la psicoanalista Paloma Araoz abordó la investigación coordinada por Juan Manzano desde Suiza en la que ella misma ha participado en Bilbao. Dicha investigación con un enfoque dirigido a la prevención, ha realizado un seguimiento a mujeres embarazadas en diferentes ciudades de Suiza, Francia y España para conocer y en su caso poder prevenir situaciones que van desde algo leve como puede ser el síndrome del tercer día, pasando por la depresión postparto, hasta la psicosis puerperal. De este modo, se han podido identificar factores de vulnerabilidad como pueden ser los embarazos adolescentes, haber sufrido episodios previos de depresión o anorexia. Así como factores protectores como puede ser tener un buen ajuste en las expectativas de cara al embarazo o contar con que la pareja asuma responsabilidades y parte de la carga.

Desde el punto de vista que nos ocupa, es decir, desde la psicología aplicada a la clínica, lo que resulta interesante de este encuentro es encontrar como la interacción física y psíquica es constante en los cambios vitales que se producen principalmente en la mujer pero que también atañen a la pareja. Lo complejo de las relaciones humanas ante situaciones de cambio vital como es un embarazo y lo que eso compromete, remueve e implica a ambos progenitores en su funcionamiento cotidiano y bienestar psíquico.

Hoy en día nos encontramos ante situaciones parentales y modos de familia novedosas, prácticamente con un sinfín de posibilidades como puede ser una madre sola, dos madres, una de ellas puede ser biológica fecundada naturalmente por un hombre o por inseminación, una pareja parental de dos hombres adoptantes…

Desde luego, es un reto importante al que nos enfrentamos los psicólogos ante estas nuevas situaciones familiares. Nuestra tarea y quehacer cuando acuden a nuestra consulta situaciones de este tipo, vuelve a ser una vez más la de ayudar a comprender y situar la historia particular de cada uno ante situaciones que generan ambivalencia, amor, ternura,rabia, temor, inseguridad, deseos, expectativas… Y que difícilmente encuentran acomodo en el día a día de ese individuo.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *