Entrevista a la Dra. Marian Fernández Galindo

1 ¿Cuál fue su vía regia de acceso al psicoanálisis ?

Mi llegada a la teoría psicoanalítica tuvo lugar a través de la psiquiatría. Cuando comencé mi formación como psiquiatra tenía una gran reticencia hacia la teoría y la práctica psicoanalíticas basada en prejuicios ideológicos. Pero cuando llegué al Hospital Psiquiátrico Nacional de Leganés (actualmente Hospital José Germain) me di cuenta  de que sin una teoría de la mente, sin un marco de referencia sobre la etiología y la patogenia de la enfermedad mental, con la herramienta exclusiva del diagnóstico fenomenológico y de la nosología, me esperaban muchos años de aburrimiento (como percibía en algunos de mis colegas  mayores y como, desgraciadamente, se percibe también en las actuales generaciones de psiquiatras –sin generalizar, naturalmente-  que usan como única herramienta de trabajo el DSM).

Afortunadamente para mí, en Leganés había un grupo numeroso de psicoanalistas gracias al cual los residentes teníamos contacto con otros grupos que,  generosamente,  abrían sus puertas al psicoanálisis (y a nosotros). Así, por ejemplo, el Servicio de Psiquiatría de la Fundación Jiménez Díaz, dirigido por el Dr. Rallo, que organizaba seminarios abiertos dirigidos por psicoanalistas: Ahí conocí, por ejemplo, a Leon Grimberg, al malogrado Salvador Mascarell, etc.

Pero el empuje definitivo a mi decisión de ser psicoanalista lo recibí de la Dra. Pola de Tomás, que supervisó durante muchos años a un grupo imberbe de psiquiatras y psicólogos que acometió con la imprudencia y el entusiasmo propios de la juventud el proyecto de crear centros de atención psicoterapéutica para niños y adolescentes en el área de influencia de nuestro hospital. Gracias a Pola de Tomás, a su generosidad , a su creatividad  y, en definitiva, a su ejemplo, comencé mi formación analítica en 1977.

2 ¿En qué situación se encontraba el psicoanálisis en España?

Existían en España dos grupos  de psicoanalistas, uno en Madrid y otro en Barcelona.  En ese momento, 1977, el grupo de Madrid creo que aun era Grupo de Estudios, esponsorizado  por las Sociedades francesas y la suiza .  O acababa de ser aceptado como Sociedad  de pleno derecho dentro de la IPA , dando lugar a la Asociación Psicoanalítica de Madrid). El caso es que cuando yo fui aceptada como Analista en formación, unos 4 años después, ya era Sociedad.

Es difícil para mí valorar hoy, casi 40 años después, el estado del psicoanálisis en España  en aquellos momentos.

Era una época, la Transición, de gran efervescencia cultural y política, y creo que  eso contagió también al Psicoanálisis. Por otra parte, la llegada de  un gran número de psicoanalistas argentinos dinamizó enormemente las Sociedades locales al mismo tiempo que les imprimió un sesgo que aun hoy es perceptible.

 3 ¿Qué balance hace de su experiencia como paciente?.Y Posteriormente, ¿cómo psicoanalista?

Como con la  pregunta anterior, me es difícil hacer hoy un balance de mi experiencia como paciente. Indudablemente mi conocimiento de mi misma aumentó enormemente, la disciplina y el rigor que determina el encuadre y la identificación con una persona  honesta y muy presente, modifican, si todo ello tiene lugar, la manera de ser profesional y, más allá, de ser persona.

No puedo hacer un balance de mi experiencia como psicoanalista, esta experiencia está aún en proceso, ha cambiado notablemente desde el comienzo, yo en absoluto soy la misma terapeuta hoy que hace 10 años o hace 20, y espero que esto siga así. De manera que deben preguntármelo dentro de otros 40 años…

5 Para usted, ¿cuál es el aporte fundamental del psicoanálisis hacia el conocimiento del individuo, de la salud mental, y a la sociedad en general?

En este punto, yo me adscribo al pie de la letra, a un autor y a un artículo que recomiendo a todo el mundo  y que ha sido fundamental en mi comprensión de este tema: The scientific status of unconscious processes: Is Freud really dead?  Drew Westen, Journal of American  Psychoanalytic Association, 1999.

5 ¿Cuál o cuáles son la/s crítica/s más acertadas al psicoanálisis? ¿Y las menos acertadas?

Entre las críticas acertadas, las que se refieren a la omisión de la obligación de toda disciplina científica de validar sus datos; las menos acertadas  tienen todas que ver con la falta de conocimiento riguroso de un tema complejo  que suelen padecer los críticos.

6 ¿Cuál es el tópico, desde su punto de vista, que más se ajusta a la realidad psicoanalítica?

Que, en general, es una práctica que no toma en cuenta la realidad en la que se inscribe y los cambios evolutivos de esa realidad.

 7 ¿Qué une y qué diferencia al psicoanálisis con la psicología y con la psiquiatría?

A mi modo de ver, la pregunta no debe formularse en esos términos. El psicoanálisis es una teoría, o conjunto de teorías, sobre la mente humana y, por tanto, es una teoría psicológica y puede ser usada en psiquiatría.

8 ¿Qué campo del psicoanálisis ha despertado mayor interés a lo largo de su carrera?

Si por campo se entiende en qué lugar desarrollo mi práctica como psicoanalista, yo soy básicamente un terapeuta, un clínico. Si se habla de escuelas, influyó en mi formación primero la teoría kleiniana y después, pero más por razones de proximidad cultural, el psicoanálisis francés. Pero por encima de todo hay que volver siempre, o no irse nunca, de la lectura rigurosa de Freud.

9 ¿Con qué cualidades debe contar una persona para desempeñar la profesión de psicoanalista?

Otto Kernberg ha desarrollado en varios artículos justamente cual ha de ser el perfil psicológico de un terapeuta. Pero me parece que no tiene mucho sentido planteárselo. Porque, al igual que en otros terrenos vocacionales, la motivación para convertirse en psicoanalista es básicamente inconsciente y ello determina quien se va a dedicar a este oficio, con cualidades o sin  ellas.  Probablemente un buen psicoanálisis minimizaría los riesgos de que se dedicaran a esta tarea personas que carecieran de aquellas cualidades. Pero ese deseo es completamente utópico.

10 ¿Qué cree que puede aportar o ya está aportando, el psicoanálisis a éste siglo XXI?

Un  tempo menos apresurado para la reflexión, un límite a la omnipotencia narcisista….

10 (bis) Y, que puede decir, en relación a las redes sociales y la tecnología virtual, de las que tanto se habla actualmente…  y al hilo de esto ¿de qué manera pueden influir en la técnica y método psicoanalítico?

Respecto a las redes sociales pueden aportar buena información (este blog es un buen ejemplo…). Pero desconfío del ruido tremendo y de la fugacidad de los intereses. El psicoanálisis está, creo yo, en las antípodas del trending topic.

Respecto a la tecnología, me parece ya irrenunciable, Hace varios años que utilizo la videoconferencia para trabajo de supervisión. Y  la psicoterapia también es posible, y deseable, a condición de un respeto exquisito por el encuadre (respeto que no me parece más difícil ni  más serio  que el imprescindible para el encuadre clásico).

11 ¿Qué nos puede decir de la relación entre el psicoanálisis y la neurociencia?

En alguno de sus escritos Freud plantea un posible programa universitario para la formación de psicoanalistas. Incluía materias como la filosofía, la historia de las religiones, etc. No tengo ninguna duda de que hoy día incluiría la neurociencia.

12 Respecto a la formación del psicoanalista, ¿cuál es el reto que deben afrontar las sociedades psicoanalíticas?

De alguna manera tiene que ver  con las preguntas anteriores. El reto está en poner al día la formación conservando, al mismo tiempo, los valores tradicionales de la formación.

13 Para usted,  ¿cuál es el principal motivo para que una persona realice una demanda de consulta? ¿Bajo qué condiciones o circunstancias indicaría un psicoanálisis y cuáles para una psicoterapia?

Hace mucho tiempo ya que la demanda de consulta es imposible de limitar a pocos motivos.  Personalmente he tardado muchos años en conseguir una síntesis personal de mi doble formación de psiquiatra y psicoterapeuta (como se puede ver, eludo con respeto religioso calificarme  como psicoanalista ya que nunca he pasado  de la categoría de Analista en Formación…).  Yo recibo pacientes que van desde la patología psiquiátrica  más pesada hasta los (grandes o pequeños) malestares de la vida corriente. Y propongo un tratamiento a la carta, que muchas veces no se explicita, pero que contiene elementos de ambos, psiquiatría y psicoanálisis.

Respecto a la indicación de psicoanálisis, hace muchos años que prácticamente ha quedado limitada a la formación de psicoterapeutas.

14 ¿Qué autores contemporáneos considera como referentes de nuevas líneas de pensamiento y comprensión psicoanalítica?

La verdad es que hace tiempo que me intereso poco por nuevos desarrollos en Psicoanálisis. Mis autores psicoanalíticos “contemporáneos” están ya jubilados o al borde de la jubilación. Pero en los últimos años me han inspirado Glenn Gabbard, Peter Fonagy, Drew Westen,  y algunos que escriben en castellano, como Ramón Riera o Hugo Bleichmar.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *